curso-shiatsu2

Próximo curso Shiatsu

Abierta matrícula, comenzamos en febrero 2018.

Duración

40 horas (5 fines de semana)

Imparte

Escuela Japonesa de Shiatsu Málaga

Fechas

Se fijarán una vez que se cierre el grupo.

 

 

El Shiatsu, originario de Japón, es una  terapia manual  que centra su actividad en la salud preventiva, aumenta la vitalidad, alivia la fatiga y estimula la capacidad natural de autocuración, mediante la aplicación de presión en puntos claves del cuerpo. Además, ofrece la calidez en su forma de trabajo.

El Shiatsu, ofrece una manera de tomar conciencia de su cuerpo y cuidar de él, una manera de tomar su salud en sus manos.

Puede practicar el Shiatsu con sus amigos y familia, ayudarse unos a otros con una conciencia física nueva. El Shiatsu es una forma maravillosa de dar y recibir atención médica sin palabras y compartir un tiempo agradable y relajado en cualquier momento de un día ajetreado.

Cuando tenemos dolor, entumecimiento o debilidad, nuestra respuesta instintiva es frotar o presionar la zona que nos molesta. Incluso esta simple acción estimula, hasta cierto punto, el funcionamiento natural de los sistemas del cuerpo.

El tratamiento de Shiatsu consiste en aplicar presión con  los dedos pulgares y las palmas de las manos sobre los puntos específicos en la superficie del cuerpo. Tradicionalmente, estos puntos han sido llamados tsubo en japonés. El tsubo en el cuerpo tiende a acumular fatiga y estrés.

Los tsubos corresponden a los músculos, huesos, vasos sanguíneos, nervios, vasos linfáticos y las glándulas del sistema endocrino que se encuentran debajo de ellos. Al pulsar estos puntos no sólo se estimula la piel y alivia la rigidez muscular, además, también regula el sistema nervioso, ayuda a la digestión adecuada, estimula la sangre y la linfa, y  provoca en el cuerpo, la capacidad de recuperación natural.

La esencia del Shiatsu se encuentra en el uso de las manos para el diagnóstico y tratamiento. El alcance de la mano sensible puede distinguir diferencias en la temperatura y la rigidez, ambos, indicadores de la condición del cuerpo. El tipo, el grado y la duración de la presión, se ajusta para satisfacer las necesidades específicas de cada área del cuerpo y cada individuo.